lunes, 18 de agosto de 2014

EL PARTO DE ROMEO.

Cuando miro el blog y veo que ha pasado más de un mes desde la última actualización hasta me dan remordimientos, pero tengo una buena excusa, Romeo nació el 20 de julio y las que ya sois madres sabréis de sobra que un bebé es un trabajo a tiempo completo.
A punto de cumplir su primer mes he aprovechado un hueco para escribir esta entrada en la que me apetece contaros como fue el parto, fundamentalmente por si a las que estáis esperando os sirve de ayuda y a las que habéis pasado por la experiencia para que me contéis vuestras impresiones.
Lo primero que os voy a decir es que después de haber leído mucho en distintos blogs, webs y algún que otro libro en papel casi me había obsesionado con la idea de tener un parto lo más natural posible, es decir, sin epidural, oxitocina, sueros, episiotomía, etc., fui a clases de yoga durante el embarazo para estar mejor preparada y si es cierto que me ayudaron a mantenerme en forma, una vez que empezaron las contracciones y los dolores de poco me sirvieron esas clases y ahora os cuento por qué.
Como se va a desarrollar un parto es imprevisible y a posteriori me doy cuenta de ello, por eso se me ponen los pelos de punta cuando oigo hablar de partos en casa, aunque antes estaba muy a favor.
Me levanté con contracciones a las 4,30 horas de la mañana y estuve contabilizándolas hasta las 6,30 horas, cuando se sucedían cada tres minutos desperté a mi marido y salimos hacia el hospital.
A las 7,30 de la mañana ingresé con tres centímetros de dilatación y a las 11 de la mañana decidí ponerme la epidural, los dolores eran cada vez más fuertes y como no sabía el tiempo que pasaría hasta el parto en sí no quise esperar más.
A las cinco de la tarde estaba completamente dilatada y con el cuello borrado,  la matrona me auguró un parto rápido y sin complicaciones, os podéis imaginar mi alegría al oir esto, pero a veces las cosas se complican y mi pequeño giró la cabeza y no fue capaz de colocarse bien en el canal de parto, así que me pusieron oxitocina para ver si ayudaba, despues de dos horas, a las siete de la tarde, el bebé seguía igual, subieron la dosis de oxitocina otra vez y tras mucho empujar sin éxito la ginecóloga decidió a las 22,00 horas que era el momento de entrar al paritorio, a todo esto el efecto de la epidural ya se me había pasado y me aconsejaron no poner otra dosis para que yo sintiera mejor las contracciones y empujara más fuerte.
Al final tuve un parto instrumentalizado con episiotomía y puntos incluidos, Romeo vino a este mundo con ayuda de ventosa y con unos pujos por mi parte que me dejaron totalmente exhausta, a las 22,35 horas nació, pesó 3,750 kilos y midió 51 centímetros.

Romeo Recien Nacido

Al final todo salió bien y doy las gracias a la ginecóloga y a la matrona que me atendieron porque aunque fueron muchas horas su objetivo fue no practicar una cesárea, y mi recuperación tras el parto vaginal ha sido bastante rápida e indolora.
En definitiva, tras mi experiencia, os aconsejo que afrontéis el momento sin ideas preconcebidas porque como os he dicho más arriba nunca se saben los problemas que se pueden presentar, y os aseguro que el equipo médico que nos atiende trabaja para que las cosas salgan lo mejor posible.


¿Habéis sido madres? ¿Cómo se desarrolló vuestro parto?

Gracias por vuestras visitas y comentarios. En cuanto tenga otro ratitio vuelvo a actualizar.






Sponsor

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...